Etiquetas

,

El 20 de Marzo acabó el invierno y parece que con él se llevó parte de la ostentación y los excesos de la tendencia protagonista de esta temporada “El barroco”.

Cuando hablamos del estilo de vestir “barroco” hablamos de aquel que nos recuerda al arte recargado del periodo cultural occidental de los siglos XVII y XVIII, el que nos traslada a los looks y la decoración del palacio de Versalles cuando estaba habitado por  Maria Antonieta y  Luis XVI.
La palabra “barroco” en portugués significa “Pérola irregular” es decir perla irregular o falsa y hace referencia, como su nombre indica, a todo aquello falso, sobre-cargado tendencioso y exuberante. Esta visión despectiva del barroco vino dada por los ilustrados que consideraban el arte barroco excesivo y recargado.

Retrato de Maria Antonieta de Martin van Meytens de www.elmundo.es

Retrato de Maria Antonieta de Martin van Meytens de http://www.elmundo.es

¿No os llama la atención que en épocas de crisis y recesión se haya vuelto a poner de moda el estilo ostentoso Maria Antonieta? Posiblemente ha sido el invierno más exuberante desde el 1790. Y es que tanto en las pasarelas cómo en la calle no hemos dejado de ver bordados, grabados, estampados recargados, solapas, ornamentos, ribetes a las puntas de las camisas, en los cuellos de los vestidos…
¿Y porque no,  debemos seguir afligidos durante más tiempo? La moda siempre ha dado a la sociedad lo que esta ha necesitado; cuando el 1914 la guerra obligaba a las mujeres a salir adelante sin maridos ni doncellas la moda les dio ropa más cómoda y sencilla, faldas más cortas y menos ceñidas y en los años treinta, pasado el crack del 29, empezaron los años del “glamour”, era el comienzo del cine sonoro y todas querían vestir como las grandes divas de Hollywood y recuperar la autoestima perdida en la recesión…. y es que la moda siempre ha estado al servicio de los grandes acontecimientos históricos ofreciéndonos el que hemos necesitado en cada momento y parece que este invierno apagado e inmerso en esta crisis financiera y de valores no podía ser menos; necesitábamos dejar de banda la austeridad, el gris y el marrón y lanzarnos a los brazos del dorado, las perlas, la extravagancia y el sueño de un futuro fructífero.

Quizás en lugar de diamantes hemos llevado bisutería, pero si esto ha estado para nosotros una inyección de positivismo ya ha cumplido su función.

Diseño de Elie Saab

Diseño de Elie Saab

Las colecciones de Balmain, Marchesa, Roberto Cavalli o Dolce & Gabanna han sido algunas de las propulsores de esta tendencia que ha tenido tanto fans como detractores a partes iguales.

Diseño de Marchesa

Diseño de Marchesa

Diseño de Marchesa

Diseño de Marchesa

Diseños de Balmain

Diseños de Balmain

campaña publicitaria de D&G

campaña publicitaria de D&G

Camisa y brazalete de Zara

Camisa y brazalete de Zara

Parece que el verano sigue apostando con fuerza por los estampados y los ornamentos, en esta ocasión vienen en formas geométricas como los topos, rallas blancas y negras y cuadros al estilo “tablero de ajedrez” de colores. Y es que la moda es un engranaje que nunca se para y que siempre está en marcha.

LVral

 

Anuncios