Etiquetas

, , , , ,

La puesta en escena en un desfile representa (para mí) un 50% del éxito; ésta, ayuda a contextualizar e ubicar la colección ya que permite conocer qué idea tenía el diseñador para éste o el otro conjunto.

La París Fashion week es una muestra de ello, en la que los diseñadores sorprenden con “performance” espectaculares. El pasado mes de Octubre, Louis Vuitton sorprendió con una puesta en escena impresionante; no sólo la colección de Marc Jacobs era impecable (tonos pastel “con predominio del blanco el azul y el amarillo”, aplicaciones florales, bordados, vestidos “baby doll”, bolsos clásicos de la firma que cambiaban de color o se hacían transparentes, sandalias acabadas en punta, diademas plateadas y la colaboración de Kate Moss enfundada en un precioso “baby doll” cómo guinda del pastel de una colección romántica y muy femenina.

Louis Vuitton carrousel ( Runway Spring 2012 París Fashion Week)

Una colección sobria que nos devolvía a nuestra infancia; en la que las modelos aparecían girando en un “carrousel” de feria con  caballitos blancos y el escenario era el Cour Carrée del Museo Louvre.

Todo ello,  un ejemplo de contextualización perfecta, sino juzgad vosotros/as mismo/as.

Anuncios